Compraventa de vivienda. Falta de licencia de primera ocupacion. Resolucion del contrato por incumplimiento de la obligacion de entrega

Sentencia del Tribunal Supremo de 11 de marzo de 2013, recurso nº 576/2010. Ponente: Excmo. Sr. D. Francisco Marín Castán.

En aplicación de la doctrina fijada por la Sentencia del Pleno de fecha 10 de septiembre del 2012, la falta de licencia de primera ocupación supone un incumplimiento de la obligación de entrega que posibilita la resolución del contrato, aunque no se hubiera pactado expresamente.

Se confirma la doctrina fijada en el sentido de que la falta de licencia de primera ocupación, aunque nada se hubiera pactado expresamente en el contrato, ha de valorarse como incumplimiento esencial de la obligación de entrega de la vivienda por parte del vendedor, a los efectos de posibilitar la resolución instada por el comprador, cuando su concesión no va a ser posible en un plazo razonable
El conflicto presenta gran similitud con el ya resuelto por la sentencia del pleno de la Sala de 10 de septiembre de 2012, que vino a fijar la actual jurisprudencia, ya que se trataba de viviendas ubicadas en la misma promoción, en las que había sido parte del contrato como vendedora la misma entidad promotora.
Aunque las partes no contemplaron expresamente en el contrato el carácter esencial de la licencia, la falta de esta debe valorarse con ese carácter de esencial y, por ende, permite justificar la resolución del comprador, habida cuenta que la existencia de obstáculos para su concesión, derivadas de posibles irregularidades urbanísticas (en el caso enjuiciado, la licencia de obras constaba impugnada por supuesta ilegalidad), colocaban al comprador en una situación de incertidumbre durante largo tiempo mantenida, la cual, por frustrar sus expectativas contractuales, debe posibilitar que se aparte del contrato y que no pueda ser obligado a escriturar y pagar el resto del precio del inmueble.
Además, la sentencia rechaza el argumento de la promotora sobre una pretendida obtención de la licencia por silencio administrativo positivo al constituir doctrina consolidada que no se pueden adquirir por silencio administrativo facultades o derechos contrarios a la legalidad urbanística. Tampoco tiene en cuenta la obtención posterior de la licencia, ya que, además de que era incompleta y no comprendía las piscinas comunitarias, era un documento de fecha muy reciente (junio 2012), lo que precisamente viene a confirmar que a la compradora se le impidió disponer de esa licencia durante los años transcurridos desde que fue adquirida (en enero de 2004) y finalizó su construcción (finales de 2005).

 

Sentencia del Tribunal Supremo de 11 de marzo de 2013, recurso nº 576/2010. Ponente: Excmo. Sr. D. Francisco Marín Castán

 

Fuente: Otrosi.net